Para el hombre escribir es una necesidad, es parte de su existir
armandogmunoz  
 
  Greta Garbo, La mujer que más amé 18-08-2017 10:35 (UTC)
   
 









El amor no es un tema fácil, mucho menos cuando se prodiga a personas del mismo sexo. Si además le agregamos las restricciones impuestas por una sociedad acostumbrada a ocultar todo aquello que iban en contra de la moral y las buenas costumbres practicadas a principios del siglo XX, resulta ser mucho más complicado. Esta es mi historia, una historia marcada por las locuras de una época, mis abiertas tendencias sexuales y mi amor hacía la Diva Greta Garbo, una mujer hermosa, con una imagen llena de misterio que llegó a convertirse en mi obsesión.

Los temores a que alguna indiscreción pusieran al descubierto sus verdaderas preferencias, hizo de ella una mujer solitaria, alejada del mundo a su alrededor. La reverencié desde que la conocí en Constantinopla en el año 1920, desde ese día la amé más que a mi vida, su miedo a que trascendieran nuestra relación nos mantuvo viviendo entre encuentros furtivos por más de catorce años, alejadas de todas las miradas indiscretas, nunca nos permitimos tener una vida en común.

No sé si algún día ella me amó, constantemente ponía a prueba mi paciencia y la fuerza de mi amor al relacionarse con otras grandes estrellas del mundo cinematográfico, pero al final en 1957 me buscó, quizás a manera de despedida, quizás fui la única persona que ella sentía la había amado sinceramente, más, nunca lo nuestro fue posible…


Estaba sentada en una banca, mis hábitos a medio quitar los estrujaba entre mis manos con desesperación, había quedado paralizada, estaba hipnotizada con la visión de la chica desnuda ante mí, se volteó mostrándome sin pudor su desnudez mientras deslizaba sus dedos en la humedad de su ardiente sexo, su lengua relamía sus labios mientras sus provocadores ojos no dejaban de mirarme e incitarme al pecado. Allí sentada en la banca, sin siquiera tocarme sentí como mi sexo no soportaba más la fuerza del deseo, me sentí vaciar con la furia de una chica de dieciocho años quedando sin fuerzas para moverme, menos para levantarme, miré sin escuchar como ella terminaba de frotar desesperadamente su sexo con sus dedos, la vi encoger su cuerpo por la intensidad del placer que la embargaba, la miré finalizar su aseo, vestirse. Se acercó a mi lado tomando mi rostro con su mano derecha me dijo muy bajo al oído.

-Te espero mañana, aún falta lo mejor-.   

No sé cuánto tiempo estuve petrificada, cuando al final desperté de mi letargo no sé si logré asearme, no podía apartar de mis ojos la imagen de la chica mientras desnuda se tocaba ante mí, estaba totalmente atrapada por ella, sin saber aún cuáles eran las causas.

 

En la soledad de mi celda desperté en la noche, revolcándome como posesa en mi catre, el cuerpo febril, sudado, la humedad de mi camisón me hizo pensar en la traición de mis esfínteres haciendo vaciar mi vejiga, me toqué recorriendo con mis dedos mi sexo, al tacto no era orina lo que mojaba mis sábanas, al olerlo percibí la mezcla del aroma de las uvas verdes, instantáneamente llevé mis dedos a mi boca sintiendo el sabor acidulado de unas uvas ahogas en vino tinto. Regresé los dedos a mi húmedo sexo comenzando a tocarlo como vi hacer a mi compañera en el baño, era un nuevo descubrimiento, la humedad y el deseo aumentó bajo el roce de mis inexpertos dedos, descubrí una pequeña protuberancia en el exterior de mi sexo, al contacto de mis dedos aumentó al doble de su tamaño, los labios vaginales se hincharon por la fuerza de tanta sangre presionando sobre ellos, en minutos de tocarme volví a sentir la extraña y agradable sacudida sentida en el baño mientras miraba a la chica.

Nos volvimos a encontrar muchas veces en la complicidad de los baños, del claustro, del jardín, de las celdas, en cada sitio del convento donde nos encontrábamos lejos de las miradas de las monjas intercambiábamos besos, caricias, suspiros y promesas, me convertí en adicta a su presencia.

¿Descubrí con ella el amor? 


 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
  Publicidad
Hoy habia 2 visitantes (31 clics a subpáginas) ¡Aqui en esta página!
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=