Para el hombre escribir es una necesidad, es parte de su existir
armandogmunoz  
 
  Gilda 18-08-2017 10:31 (UTC)
   
 



http://www.amazon.com/Gilda-Spanish-Edition-Armando-Mu%C3%B1oz/dp/1475204779/ref=sr_1_8?s=books&ie=UTF8&qid=1335130867&sr=1-8
Es la historia de una de las tantas chicas que un día se lanza a la calle en busca de “resolver” las necesidades de su casa, de su familia, convirtiéndose en otra meretriz, sus relaciones con un empresario español que tiene fuertes vínculos amistosos con los hijos del Comandante en Jefe. La manera socialista que viven los hijos del máximo líder. A través de la historia se conocerán particularidades de las propiedades que tiene el dictador cubano, sus privilegios, como viven, mientras el pueblo vive en la miseria y el hambre, la traición del sistema de los que un día lo ayudaron y hoy los convierte en enemigos no confiables.
Un tema con mucha vigencia en la Cuba actual donde las chicas buscan la calle para resolver las necesidades de sobrevivencia y hasta para emigrar de un país que cada día es más pobre y más hambriento.


..."Amanece en La Habana, a pesar de encontrarme en el piso diez del antiguo Habana Hilton, hasta allí llega el sonido de la calle, el movimiento incesante de la ciudad que despierta y donde las personas se integran al diario “que hacer” por la vida, por esta vida que se va entre los dedos y la cual no podemos regresar, como no hemos regresado todos los días transcurridos desde que esta locura comenzó hace ya cuatro décadas, hoy la ciudad despierta con el sabor amargo de cuarenta años pasados desde que llegaron nuestros jinetes del apocalipsis montados en sus tanques y jeeps, con sus barbas y collares, con sus promesas y nuestras ilusiones, como la crónica del desastre que vendría después, hoy también cumplo cuarenta años, nací junto con la revolución, he aprendido a unir cada día de mi nacimiento a los festejos revolucionarios, como una eterna condena, debería sentirme orgullosa que mí vida este vinculada a esta fecha que debe ser grandiosa para alguien, pero no para mí, ni otros muchos que se han perdido en este pantano revolucionario.
Me duele la cabeza, quizás la resaca de la fiesta de anoche, la pasamos bien, fue grandiosa, si no fuera por mi “Yuma”, como sería, como tantas otras personas que después de una comidita en familia se quedan a bailar delante del televisor repitiendo la imagen de años anteriores.
Abro los ojos, la habitación está en penumbras, veo el mar por los cristales de el ventanal del balcón, el interminable Estrecho de la Florida, que nos hace ver tan cerca, pero tan lejos la realidad del mundo, ese pequeño estrecho geográfico que sirve de tumba a tanto hijos de esta tierra, que separa a tantas familias de las dos costas, las familias del mal y el bien, de los revolucionarios y los traidores, de los pobres y los ricos, los que sobrevivimos y los que viven.
Me levanto, me acerco al cristal, las olas saltan en El Malecón, el frente frio dejó a los habaneros sin su mejor lugar, anoche no se pudieron sentar a contemplar la oscuridad del mar, ni hacer planes para mañana, se perdieron los mejores besos de muchos enamorados, las eternas promesas de amor, como si a cada ola que salta fueran las lágrimas de tantas chicas desilusionadas que esperan un príncipe azul que llega en su carroza con matricula TUR y se las lleva lejos de esta ciudad que se hace ruinas a cada día, donde se ha perdido la esperanza, la ilusión…





 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
  Publicidad
Hoy habia 2 visitantes (19 clics a subpáginas) ¡Aqui en esta página!
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=