Para el hombre escribir es una necesidad, es parte de su existir
armandogmunoz  
 
  Carta abierta a Silvio Rodriguez 13-12-2017 18:57 (UTC)
   
 

 


Fidel Castro y Silvio Rodriguez

 

Carta abierta a Silvio Rodríguez

Todo camino no importa lo largo o corto, lo importante o no que sea, comienza con un primer paso, para usted querido Silvio llegó la hora del primer paso, recuerde el viejo refrán que decían las abuelas “tanta culpa tiene el que le aguanta la pata, como el que mata la vaca”, hoy usted ha olvidado parte de su pasado, las riquezas que hoy tiene, las alcanzó por su derecho, por el toque divino de la musa que lo acompaña en su carrera artística, no ha sido un regalo del consejo de ancianos de la aldea donde vive, con los privilegios del capitalismo y donde sus hermanos, los que antes aplaudían sus valientes y confusas canciones a las cuales siempre veíamos un trasfondo, ahora prefieren ignorarlo, viviendo en un sistema feudal de sobrevivencia.

La memoria muchas veces juega una mala pasada y con el transcurso de los años y la vida el hombre tiende a acomodarse, olvidando muchas veces lo que antes lo alentaba.

¿Ha sido su caso?

No lo sé, menos soy nadie para juzgarlo o enjuiciarlo, además por una razón de respetos y principios no lo haría, sólo me gustaría recordarle parte de su pasado, el que hoy traiciona o quizás olvida, el que lo convirtió en guía para los que hoy llevamos canas en los rincones más escondidos y vacio de cabello en los lugares visibles.

¿Olvidó cuando le decían sus carceleros?

“Te partiremos las manos para que jamás puedas tocar tu guitarrita”, si, seguro lo olvidó después de tantos años y sentirse un beneficiado del sistema que antes lo humilló.

De seguro también olvidó la aventura de Playa Girón, no me refiero al intento libertario en la playa del mismo nombre, me refiero al barco, la embarcación a la que fue subido por el deseo expreso del mismo al que usted alaba y defiende hoy, ¿olvidó las noches en que sentado en la proa del barco, en la más absoluta oscuridad escudriñaba el mar buscando un faro de luz, buscando una esperanza en la tenebrosa noche que le tocó vivir? ¿olvidó las largas noches que paso en cubierta, solo, apartado de todos los marineros, sumidos en sus más tristes pensamientos y rumiando su odio por el sistema que lo apartaba y sometía?

Quizás hay cosa que no fueron tan importantes para usted, quizás un dia hizo una canción que no tenia mensaje crítico al invicto comandante pero alguien decidió prohibirla.

¿Recuerda alguna, no?

Mire, yo sí recuerdo una de sus canciones, una que quizás como muchas otras decía o no decía nada, sólo deja entrever con su elocuencia poética o sólo era la idea nuestra, eternos y callados oponentes del sistema donde vivíamos y que queríamos ver que alguien lo criticaba, jamás olvido “Resumen de noticias” ¿La recuerda?,  también recuerdo en aquel concierto que el público joven la pedía encarecidamente y usted dijo no recordar la letra y sólo tocó los acordes en su guitarra.  

Ahora me vienen muchas cosas a la mente, cuando usted era un cantante y compositor de la juventud, el más admirado y más perseguido, cuando se anunciaba su presencia en cualquier sitio, el lleno era seguro, hoy me siento traicionado por usted, como se deben sentir traicionados los miles de jóvenes que corrimos tras su poesía y su música, que admiramos sus canciones, las que hicimos himnos de nuestra vida, donde está el poeta de la juventud, el que nos alegraba, unía y animaba, vendió su alma al Diablo o tuvo una fatal metamorfosis, hizo una regresión o perdió la razón.

Hoy lo vi en su entrevista en la CNN y desde Cuba a mi lejano exilio regresó la nostalgia por mi pasada juventud, por los días que lo escuchaba a diario en aquellos tocadiscos antiguos, que teníamos como reliquias en nuestras casas, lo veo sonriente hablando de su concierto en el Carnegie Hall y recuerdo hace unos meses cuando el gobierno norteamericano en todo su derecho le negó la visa y usted como su anciano mentor y guía político formó la pataleta propia de ustedes ante cualquier negativa del gobierno americano, usted hablo del “poco respeto que el Departamento de Estado ha mostrado a la invitación que me hicieron para celebrar los 90 años del querido Pete Seeger, leyenda viva de la canción norteamericana". Existe canción más viva en los Estados Unidos que el jazz ¿y que hizo y ha hecho la revolución con el jazz?

Quizás no pensó que el gobierno le negaba la visa al artista, sino al político, olvida usted que es un diputado de la falsa democracia cubana, donde es otra foca más, donde sólo aplaude y jamás contradice, como todos los diputados que el principal requisito es ser abanderados y defensores del sistema.

¿Pero a pensado usted, si es que aun el sistema lo deja pensar cuantos hermanos suyos, artistas como usted, han salido de la isla por no compartir el ideal revolucionario y jamás los han dejado regresar, más aun su música a sido prohibida y olvidada? ¿Olvida o no sabe usted que los cubanos que abandonamos la isla para salir debemos tener el permiso del que todo lo puede y si queremos regresar deben autorizarnos para hacerlo?

¿Sabe usted que en la calle ocho de la ciudad de Miami, en el corazón de la gusanera, en el núcleo de la mafia miamense, cualquier cubano puede ir y comprar sus discos, si, todos sus discos, los que quizás no pude comprar jamás en mi país? Sin embargo los discos de mis hermanos en el exilio no se pueden escuchar en su país natal.

Imagina el dolor que sintió la señora Celia Cruz, reconocida en el mundo entero cuando le fue negada el regreso al país donde nació cuando su madre estaba enferma, sólo porque el señor feudal, dueño de las almas de los siervos, no le permitió entrar en sus propiedades, ¿quizás recuerde a Israel Kantor, quizás no? porque usted no escuchaba música popular, aquel cantante de los Van Van que tuvo la osadía de escapar, a Paquito d’ Rivera, Arturo Sandoval, porque un cubano en la isla no puede comprar o tan siquiera escuchar los discos de sus hermanos en el exilio, porque negamos que artistas reconocidos mundialmente son cubanos y nos niegan su disfrute, menos aun permitirle cantar a sus hermanos en la tierra que los vio nacer, sin embargo usted es hoy un embajador del nefasto sistema que defiende y tantas vidas a costado.

He visto en la televisión cubana como ponían imágenes de la quema de libros en el Chile de Pinochet, en la Alemania de Hitler, pero nunca leí en Cuba las obras de Reinaldo Arena, Heberto Padilla, Guillermo Cabrera Infante, ¿qué diferencia hay entre la quema y la no publicación? es el mismo error de la negación de la obra de un autor que perdura más que la de un dictador.

También usted hoy paga en su propia piel, la rebeldía de su hijo, que como usted en su momento de mayor gloria salió contestatario, quizás mientras lo pueda defender y evitarle la cárcel que un dia le llegará como a miles de cubanos que se han enfrentado al sistema indefendible que usted aúpa.

Calle y siga siendo un perro fiel del que antes lo silenció, quizás entonces cuando su hijo pase a formar parte de la larga lista de prisioneros de conciencia usted despierte y se de cuanta de su silencio cómplice y como a muchos antes le duela el callo que le pisan, porque eso es lo que les pasa a muchos como a usted, son figuras calladas y obedientes mientras no les pisen el pie.

Aun está a tiempo, nadie como usted, una figura pública y reconocida mundialmente, aun puede elevar su voz y no continuar con su silencio cómplice, aun puede hacer algo por su pueblo, aun puede salvar su honra y su dignidad y no continuar siendo un cobarde y consentidor callado, “el perro mas dócil un dia se revira y muerde al dueño que lo maltrato por años”, quizás usted un dia recuerde los maltratos sufridos, las humillaciones pasadas, sus lágrimas que irrigaron las tierras de Camaguey o las que aumentaron el nivel del mar mientras era un marinero o prisionero del Playa Girón.

¿La memoria lo traiciona, cree que tiene que agradecerle a la revolución sus éxitos?

No, agradezca a la virtud que le dieron cuando nació y lo convirtió en el más fiel exponente de la trova contestaría cubana de la revolución, salve su honra y su dignidad, aun está a tiempo, en cualquier sitio del mundo puede montar su estudio de grabación “Abdala” y honrar el nombre que lleva, honrando a la patria con dignidad, no con servilismo, de él primer paso que lo hará mas grande, mas hombre, más honrado, no quede para la historia como un triste cantautor y servil lacayo del régimen que sólo ha traído muertes, prisiones y exilio, de un régimen que se auto proclamó como “la revolución de los humildes, para los humildes y por los humildes” y hoy es una odiada monarquía comunista.

En sus manos, sus hechos y su voz esta la grandeza de su obra, aun está a tiempo, no tema, el miedo es la justificación de los incapaces y usted no es un incapaz, ¿quizás un cobarde, quizás tiene miedo?  Demuéstreme a mí y a su pueblo que no lo es, todos esperamos ansiosamente su despertar y su lucha, eleve sus palabras por los que antes fuimos jóvenes y un dia creímos en usted, es tan poco lo que tiene que hacer, como antes sólo use y de su palabra en la tribuna internacional y critique desde lo más profundo de su corazón al opresor del pueblo cubano.

 

 

 

 

Para muchos aun es un triste recuerdo los años pasados en las Unidades Militares de Apoyo a la Producción, ¿lo olvidó usted? ¿olvidó cuando como castigo no lo dejan tener su vieja guitarra? ¿olvido las amenazas que le proferían sus revolucionarios carceleros del sistema que hoy defiende? no eran agentes pagados por el imperialismo, menos aun pertenecían a la sangrienta dictadura del general Batista, eran soldados que lucharon en la Gesta Libertadora, la carga al machete que como dijera Villena “hacía falta para matar bribones y acabar de conseguir la obra de los muertos en las luchas revolucionarias”, ¿olvidó cuando en el pequeño grupo de socios hablaba de las injusticias de tan singular sistema represivo?


 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
  Publicidad
Hoy habia 5 visitantes (37 clics a subpáginas) ¡Aqui en esta página!
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=